TECNOLOGÍA – BIOSHIELD 75

Bioshield 75 es un revolucionario recubrimiento antimicrobiano que actúa como un escudo invisible protegiendo continuamente las superficies de contaminación microbiológica, ya que impide el crecimiento de una amplia gama de bacterias, hongos, mohos, algas y levaduras. Igualmente, evita la formación de la terrible biopelícula, que produce un efecto aislante contra los limpiadores y que causa el 80% de las infecciones.

La química de Bioshield 75 es única: se produce al enlazar una sal convencional de amonio cuaternario a una molécula de silano, con lo que se obtiene una molécula altamente activa conocida como organosilano de amonio cuaternario, la cual tiene una fuerte capacidad de enlace y una excelente propiedad antibamicrobiana.

Al aplicarse sobre una superficie, inicialmente se forma un enlace covalente en todos los receptores disponibles (principalmente H+). Luego, se forman enlaces estables entre los grupos OH- en la molécula y la carga positiva de los átomos de nitrógeno, dando como resultado un co-polímero de cadena larga. Finalmente, una vez se evapora el agua, no hay organosilano libre, por lo que no hay residuos, ni olor, ni compuestos volátiles que se liberen.

BIOSHIELD_Tecnologia-Imagen 1- Molecula

Molécula de organosilano de amonio cuaternario

BIOSHIELD_Tecnologia-Imagen 2- Funcionamiento

El recubrimiento antimicrobiano resulta de aplicar una solución acuosa y estable sobre una superficie. Al secarse, su ingrediente activo forma una película transparente, incolora, inolora y durable que se fija químicamente a la superficie y la modifica activamente, manteniéndola libre de gérmenes entre una limpieza y la siguiente. Una sola aplicación provee protección continua (24 horas, 7 días a la semana) hasta por 90 días.

La película que se forma sobre la superficie actúa como una cama de agujas microscópicas que al entrar en contacto directo con los microorganismos perforan la pared celular, electrocutan la célula y la destruyen. Esto se debe a dos fuerzas: el primer componente, la larga cadena molecular de carbonos, y el segundo componente, el grupo nitrogenado con carga positiva. El primero, puede ser comparado con una “espada” y el segundo con un “choque eléctrico”, como se explica a continuación:

  1. El microorganismo se acerca a la superficie.
  2. El microorganismo es atraído por la carga positiva del grupo nitrogenado y su pared celular se rompe por acción de la larga cadena molecular de carbonos.
  3. La pared celular y el microorganismo se destruyen por el choque eléctrico entre la carga positiva del grupo nitrogenado y la carga negativa de la membrana celular.

Bioshield 75 es inocuo para las personas, está aprobado por EPA (Agencia de Protección al Medio Ambiente de Estados Unidos) para uso en superficies porosas y no porosas, y está aceptado por USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos) para uso en superficies en contacto con alimentos. Adicionalmente, en un estudio elaborado por EPA sobre la toxicidad de este tipo de compuestos, en el que está incluido el ingrediente activo de Bioshield 75, dio como resultado que no es tóxico ni irritante en las concentraciones y cantidades en las que se usa el recubrimiento antimicrobiano.

Por otro lado, al aplicar Bisoshield 75 el ingrediente activo se polimeriza sobre la superficie formando enlaces covalentes muy fuertes que lo adhieren firmemente, evitando que éste sea liberado hacia el medio ambiente. Finalmente, cuenta con una formulación patentada en base acuosa estable prácticamente libre de solventes, lo que hace que su aplicación sea más segura. Todo esto hace que  Bioshield 75 sea seguro y no tóxico.

La efectiva acción de Bioshield 75 para sanitizar superficies está soportada en numerosas evaluaciones que demuestran la alta inactivación de microorganismos patógenos tales como Estafilococo dorado, Clostridium difficile, Pseudomona aeruginosa, E. Coli, Klisbella pneumoniae, Aspergillus niger, Candida Albicans, entre otros, obteniendo reducciones superiores a 99%. Igualmente estas evaluaciones certifican la alta acción residual de Bioshield 75 sobre diferentes superficies: acero inoxidable, vidrio, plástico, textiles, pinturas, PVC, teflón, filtros de aire, guantes, mascarillas, etc. Contacte nuestro personal para solicitar mayor información.

Los siguientes son algunos resultados de las evaluaciones realizadas:

BACTERIAS: Porcentaje de reducción      
Estafilococo dorado Hasta 99,99%
E. coli Hasta 99,98%
Klebsiella pneumonia Hasta 99,95%
Pseudomonas Hasta 99,99%
Listeria Hasta 99,99%
MOHOS/LEVADURAS:      
Aspergillus Hasta 99,99%
Candida albicans Hasta 99,99%

Localmente hemos realizado dos evaluaciones para certificar la capacidad germicida y residual de Bioshield 75. La primera evaluación se realizó en un importante supermercado de la ciudad, aplicando Bioshield 75 en las tablas de corte de carne de su cuarto de desposte. Después de dos semanas de la aplicación, la reducción microbiológica obtenida fue superior al 99%. La segunda evaluación se realizó en un reconocido jardín infantil de Cali, aplicando Bioshield 75 en una mesa de comedor y tomando mediciones de ATP. Comparando los niveles de ATP antes y después de dos semanas de la aplicación, se obtuvo una reducción del  70%.

Con base en las reducciones obtenidas se puede asegurar que Bioshield 75 disminuye significativamente la carga biológica presente en las superficies y, por lo tanto, el riesgo de contaminación microbiológica de las mismas. Los muestreos finales se tomaron dos semanas después de haber aplicado Bioshield 75, por lo tanto se puede afirmar que tiene un efecto residual de alta duración.

¿Cómo funcionan los sanitizantes convencionales para superficies?

Los productos convencionales para sanitizar superficies penetran las células de los organismos, transfieren su ingrediente activo y las eliminan por envenenamiento, como resultado de una reacción química. Están diseñados para actuar y disiparse rápidamente para evitar efectos adversos sobre la salud de las personas, causados por sus componentes tóxicos. Además, con el tiempo los microorganismos generan resistencia a estos productos.

¿Cómo se diferencia Bioshield 75 de los productos convencionales?

El principio de funcionamiento de Bioshield 75 es mecánico y no químico, actúa perforando físicamente la membrana celular y luego la electrocuta, destruyendo la célula, sin transferir  nada al microorganismo eliminado, evitando que se den las condiciones adecuadas para que los microorganismos se adapten o creen resistencia para sobrevivir y colonizar la superficie. Esto impide la formación de biopelículas que favorecen la proliferación de gérmenes y que son muy difíciles de eliminar con sanitizantes convencionales.

Bioshield 75 forma un enlace covalente con la superficie, esto hace que la película que se genera sea insoluble y no volátil. Este excepcional enlace lo convierte en parte integral de la superficie donde ha sido aplicado, modificándola activamente, permitiendo una protección microbiológica de alta duración.

Es una tecnología limpia, amigable con el ambiente, no utiliza químicos dañinos, es libre de metales pesados, compuestos volátiles orgánicos y alcoholes. No se volatiliza, no se transfiere a otras superficies o al ambiente, una vez seco  forma una película resistente al lavado que no libera lixiviaciones tóxicas, se descompone en compuestos no tóxicos: dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno y dióxido de silicio.

Por todo lo anterior, Bioshield 75 es único. Es importante aclarar que su uso no reemplaza los protocolos de limpieza y sanitización existentes, por el contrario, complementa y mejora significativamente las prácticas tradicionales.